Una opción económica de personalizar su propio tapón es imprimir sobre él su logo, alguna leyenda o dibujo. El número de tintas depende de las necesidades del cliente y el desarrollo del proyecto; sin embargo tradicionalmente se utiliza una tinta contrastante con el fondo para lograr que se realce lo impreso.